CICLO LITÚRGICO: Año litúrgico 2023 – 2024 – (Ciclo B) IV Semana de la Octava de Pascua

Los Papas y el Triduo Pascual, el tiempo del «amor extremo» de Jesús

Radio El Salvador

Publicado en • 29 marzo, 2024
Los Papas y el Triduo Pascual, el tiempo del «amor extremo» de Jesús

La Semana Santa, que comenzó con la celebración del Domingo de Ramos, está a punto de entrar en su fase culminante. En vísperas del Triduo Pascual revivimos, con algunas reflexiones de los Pontífices, los días centrales del año litúrgico.

Amedeo Lomonaco – Ciudad del Vaticano

El misterio de la Pasión, Muerte y Resurrección del Señor es el núcleo de la Semana Santa. El Triduo Pascual comienza con la Misa en Coena Domini, celebración que recuerda la institución de la Eucaristía, la tarde del Jueves Santo. Conmemoramos a Jesús bendiciendo y partiendo el pan y repartiéndolo a los apóstoles diciendo: «Esto es mi cuerpo». La misma escena se repite con la copa: «Esta es mi sangre», dice el Hijo de Dios, quien luego dirige estas palabras a los discípulos: «Haced esto en memoria mía».

Juan Pablo II: Jesús ama hasta el fin

La Última Cena, subraya el Papa Juan Pablo II durante la santa misa de la Cena del Señor el 12 de abril de 1979 , es «el testimonio de aquel amor con el que Cristo, Cordero de Dios, nos amó hasta el extremo».

¿Qué significa: “Los amó hasta el fin?”. Quiere decir: hasta aquel cumplimiento que debía realizarse el Viernes Santo. Ese día debía mostrar cuánto amó Dios al mundo, y cómo, en ese amor, llegó al límite extremo de la entrega de sí, es decir, hasta «dar a su Hijo unigénito» (Jn 6: dieciséis). Ese día Cristo demostró que «no hay amor más grande que este: dar la vida por los amigos».

Durante la liturgia de la Misa “In Coena Domini” se recuerda el gesto del lavatorio. La tarde del Jueves Santo, la víspera de ser crucificado, Jesús lava los pies de sus discípulos. Cristo «nos lava siempre de nuevo con su palabra», recuerda el Papa Benedicto XVI durante la celebración de la Cena del Señor el 20 de marzo de 2008 :

A esto nos invita el Evangelio del lavatorio de los pies: a dejarnos lavar una y otra vez por esta agua pura, a dejarnos hacer capaces de una comunión convivencial con Dios y con los hermanos. Pero del costado de Jesús, tras el golpe de la lanza del soldado, no sólo salió agua sino también sangre (Jn 19, 34; cf. 1 Jn 5, 6. 8). Jesús no solo habló, no nos dejó solo palabras. Él se entrega. Nos lava con el poder sagrado de su sangre, es decir, con su entrega «hasta el fin», hasta la Cruz. Su palabra es más que sólo hablar; él es carne y sangre «para la vida del mundo» (Jn 6, 51).

Francisco: Jesús salva a toda la humanidad.

El Viernes Santo es el día de la Cruz, el silencio y la adoración. Es el momento de la Pasión, del amor de Dios que se acerca a todo hombre desechado por la indiferencia y el odio. Desde el Monte Palatino, el 3 de abril de 2015 , el Papa Francisco subraya que en Jesús vendido, traicionado y crucificado «vemos nuestras traiciones cotidianas y nuestras habituales infidelidades». La Cruz, añade Francisco, es «el camino hacia la Resurrección» y el Viernes Santo es el «camino hacia la Pascua de la luz».

En tu rostro abofeteado, escupido y desfigurado, vemos toda la brutalidad de nuestros pecados. En la crueldad de tu Pasión, vemos la crueldad de nuestros corazones y de nuestras acciones. En tu sentimiento de «abandono», vemos a todos los abandonados por los familiares, por la sociedad, por la atención y por la solidaridad. En tu cuerpo descarnado, desgarrado y desgarrado, vemos los cuerpos de nuestros hermanos abandonados en las calles, desfigurados por nuestra negligencia y nuestra indiferencia. En tu sed, Señor, vemos la sed de tu Padre misericordioso que en ti quiso abrazar, perdonar y salvar a toda la humanidad. En Ti, amor divino, vemos aún hoy a nuestros hermanos perseguidos, decapitados y crucificados por su fe en Ti, ante nuestros ojos o muchas veces con nuestro silencio cómplice.

El Viernes Santo es también el día del Via Crucis en el Coliseo. El 12 de abril de 1974 el Papa Pablo VI recordó el significado de la Pasión: Jesús es inocente pero «cargó sobre sí la suma incalculable de los pecados del mundo, de nuestros pecados». “La Cruz es la revelación del amor”.

La primera lección que nos llega del Vía Crucis es una llamada ingrata y violenta al conocimiento, a la reverencia, a la simpatía hacia el dolor atormentador de Cristo y de sus hermanos hombres, asociados a él y representados por él en el destino oscuro del dolor. El segundo momento, sin embargo, es el de la compasión, de la simpatía. Si realmente hemos seguido el drama de la pasión de Jesús, el Cristo, con un análisis cuidadoso, no podemos haber pasado por alto el hecho del pleno dominio de nosotros mismos. En efecto, de su mansedumbre, de su calma soberana. Ante traiciones pérfidas, acusaciones, insultos e injurias, sus palabras son extremadamente mesuradas, no reacciona, guarda silencio. El silencio de Jesús es serio, misterioso. Las raras palabras que salen de sus labios se elevan en una atmósfera más elevada.

Juan XXIII: La luz de la Pascua

El Sábado Santo es el día de confusión de los discípulos, conmocionados por la muerte de su Maestro. Jesús está en el sepulcro pero en este día de lágrimas el corazón de María está lleno de fe. La Madre de Jesús vela en la espera y en la oscuridad del Sábado Santo irrumpe la luz de la Vigilia Pascual. ¡El Señor verdaderamente ha resucitado! “De aquí – afirma el Papa Juan XXIII en el mensaje radiofónico Urbi et Orbi del 21 de abril de 1962 – se inspira no sólo el apostolado misionero, sino también la valiente defensa de los principios sobre los que se construye todo el edificio de la dignidad humana, de la civilización cristiana. ”.

Es a través de la Resurrección de Cristo que el Evangelio se difundió por el mundo, sosteniendo el impacto de las fuerzas del mal, superando dificultades de todo tipo. El mal, que tiene su cabeza en el princeps huius mundi, y los obstáculos que la debilidad humana exacerba, que multiplica los compromisos, lograron quebrar la resistencia física de innumerables criaturas frágiles entregadas al sacrificio a lo largo de los siglos. Pero eso es todo. El Evangelio supo penetrar como una semilla fecunda en el alma de los pueblos. Dominus regnavit!. Pedro, vivo en sus sucesores, sigue llevando al mundo el gran anuncio de la Resurrección.

Pío XII: Jesús está entre nosotros

La Pascua es la culminación del Triduo Pascual que termina con las Vísperas del Domingo de Resurrección. En este día después del sábado resuena el anuncio gozoso. El 10 de abril de 1955, Domingo de Pascua, el Papa Pío XII abrió su mensaje Urbi et Orbi con el anuncio del ángel en el alba de la Resurrección: “Surrexit, ha resucitado”. Cristo, afirma el Papa Pacelli, «vive entre nosotros»:

¡Cristo está entre nosotros! La realidad de la vida activa de Jesús en la Iglesia brilla con una luz irresistible. Vosotros mismos sois testigos de ello. Esta Iglesia, que no puede ser fruto de designios humanos -que es precisamente la negación de los instintos desordenados y por tanto odiada por el mundo (cf. Io. 15, 18-19)- resiste, porque hay en ella Quien renueva la frescura de su vida y juventud. Es el Dios humanizado y resucitado, que se esconde en ella para reavivar perenne e íntimamente a la humanidad, comunicando su verdad, su gracia, su paz a quienes creen en Él.

Noticias

Videos

En una nueva intención de El Video del Papa, producido por la Red Mundial de Oración del Papa, el Papa Francisco subraya la importancia de que “los gobiernos se comprometan a erradicar leyes discriminatorias”, trabajando activamente para “que la dignidad y los derechos humanos de las mujeres estén garantizados”.

Por el papel de las mujeres – El Video del Papa 4 – Abril 2024

Audios

GLORIA EN LATIN

AVE MARIA ( latin )

Pater Noster (Padre Nuestro en latín)